lunes, 7 de diciembre de 2009

Cultura egipcia



El nombre de Egipto proviene del vocablo griego Aigiptos , que probablemente llevo del fenicio Kwt-k-pth y que significa "casa de ptah", nombre dado a una deidad.
El territorio que abarcó esta cultura era una franja de terreno de entre cinco y veinticinco kilómetros de ancho pos 6497 kilómetros de largo que tiene el rio Nilo, mismo que sirvió de asiento para los antiguos egipcios y que corre paralelo al mar rojo hasta desembocar en el mediterráneo.





LENGUA

La lengua egipcia esta emparentada con las de origen semítico.
Los verbos egipcios desarrollan formas y funciones muy diferentes a las otras subfamilias camito-semánticas. La lengua coloquial difiere en mucho de la lengua escrito.
Los textos que se han encontrado reflejan la utilización de tres modos de escritura: la jeroglífica, la hierática o sacerdotal y la popular o demótica. El rasgo principal de estas escrituras consiste en representar de manera gráfica al objeto.

LITERATURA

Los egipcios nos dejaron una serie de oraciones, sortilegios que son adivinaciones que son hechas por medio de suertes e himnos, que suponían eran utilizados por los muertos para guiar y proteger su alma en el difícil viaje hacia la otra vida. Han sido encontrados en las tumbas obeliscos, estelas, etc.
El texto mas conocido y difundió de esta cultura es el libro de los muertos; en el aparecen todos los géneros.
Trata de la percepción que los egipcios tenían sobre el mas allá; donde según ellos, sigua habiendo vida una vida sagrada y eterna.
Para lograr que el alma llegara a Osiris, que era la meta final, se debía conservar el cuerpo para que fuera reconocido por el dios; era necesario someterlo a un proceso de momificación.









Otro libro de gran importancia fue historia de los dos hermanos.

La historia de los dos hermanos es un antiguo relato egipcio escrito a finales de la dinastía XIX, c. siglo XIII a. C.1 Nos ha llegado una copia en buen estado en el papiro D'Orbiney, conservado en el British Museum con la referencia EA 10183.

El cuento incide en los tipos humanos, describiendo sus caracteres. El papiro perteneció a Seti II, y parece ser una sátira política basada en las dificultades que tuvo con su hermano Amenmeses. Fue escrito por el escriba Ennana, aunque en el colofón también cita a los escribas Hori y Meremope.
El texto tiene semejanzas con el relato de José en la casa de Putifar, incluso podría tratarse de dos versiones de la misma historia. Otros elementos parecen estar basados en los mitos de la muerte y resurrección de Osiris. Los nombres de los protagonistas, Anpu y Bata, son los de dioses del nomo 17 del Alto Egipto, llamado también Anpu.

El papiro D'Orbiney está escrito en hierático, con el texto estructurado en 24 secciones repartidas en 19 páginas, siete de las cuales tienen nueve líneas y el resto diez. Tanto en el epílogo como en la dedicatoria se menciona al príncipe y futuro faraón Seti II y firma Ennana, que asegura haberlo escrito bajo la dirección del escriba del Tesoro, Kagab y los escribas Hori y Meremope.
El estilo es el que se hizo popular en el Imperio Nuevo (1550-1070 a. C.). Bajo la apariencia de un cuento popular, el estilo es menos formal que el utilizado en el Imperio Medio (2040-1750 a. C.). Los personajes y sus relaciones son realistas, aunque los acontecimientos son pura fantasía.


Relata la historia de Anpu y su hermano menor Bata, que vive con su hermano como un hijo. Durante un viaje de Anpu su mujer intenta seducir a Bata, y al ser rechazada le acusa ante Anpu de acoso. Éste intenta matar a su hermano, que se ve obligado a huir. Ra-Horajti crea un río con cocodrilos entre ambos, y desde la orilla Bata le explica los hechos a su hermano, cortándose el pene en prueba de veracidad. Anpu regresa y mata a su esposa, y Bata vive solo en un oasis de cedros hasta que Jnum crea una mujer para él, a la que cuenta que su corazón está oculto en uno de los cedros.
Enterado de la existencia de esa mujer, el faraón se la lleva, se entera del secreto y corta el árbol, con lo cual Bata muere. Cuando Anpu va en busca de su hermano y le encuentra muerto, dedica años a buscar el corazón hasta que lo encuentra en una piña que planta, y Bata resucita. Para vengarse, se transforma en toro y Anpu lo lleva a palacio, donde revela su identidad a su esposa, pero ésta lo hace matar. De dos gotas de su sangre que caen al suelo crecen dos grandes perseas, pero la mujer también las hace cortar. Una astilla le entra en la boca y queda embarazada, dando a luz una nueva reencarnación de Bata que es reconocido como heredero del trono. Cuando muere el faraón y Bata es nombrado en su lugar, se da a conocer y revela toda la historia a los consejeros, que están de acuerdo en castigar a la mujer y traer a Anpu para nombrarle heredero.

La historia de los dos hermanos no es sólo un cuento de hadas, tiene una interpretación política. Termina con una fórmula amenazadora que advierte a sus lectores contemporáneos de interpretaciones erróneas, y relaciona la estirpe de Ramsés con la esfera divina: en un periodo de crisis justo antes de la coronación de Seti II, era necesario relacionar la dinastía con una deidad. En la historia de los dos hermanos esa deidad es Bata, cuya identidad con Seth se establece claramente en un papiro mágico contemporáneo, y siglos más tarde por el papiro Jumilhac.
La finalidad de la historia explica algunas reminiscencias a la mitología de Baal traída a Egipto por los hicsos, ya que la estirpe de los ramésidas era de origen hicso. La historia de los dos hermanos está creada en un contexto histórico determinado y con fines propagandísticos.





FRAGMENTO EL LIBRO DE LOS MUERTOS: CAPITULO A

EL LIBRO DE LOS MUERTOS
Palabras de Horus a su padre divino, Osiris en el momento en que entra en su casa, en su morada del mundo inferior.

¡Salve, oh Osiris, príncipe del Amenti, gran divinidad, señor de abydos, rey de la Eternidad, príncipe de la Duración, dios misterioso re-stau!
¡Heme aquí¡
¡Sé glorificado, señor de los dioses, el único, tu viviendo por la verdad de la palabra¡
He aquí que llego ante ti… Yo, tu hijo Horus, que vengo aquí ¡para vengarte! Hacia los lugares en los que tu reinas rodado de las jerarquías divinas yo traigo a la diosa de la verdad y de la justicia… He rechazado a tus enemigos; ¡pueda, pues, permanecer junto a ti! Pues yo he sostenido y consolidado a todos cantos en la tierra participan de tu ser
¡Oh Osiris! Yo soy tu hijo Horus, que llego aquí para vengarte, ¡oh mi padre, Osiris! ¡Y para barrer a tus enemigos! ¡Y para destruir el mal que se agarra a tu persona! ¡Y para abatir a cuantos te atacan! ¡Y para golpear a los demonios que te asaltan! ¡Encadenados traigo a los demonios de Seth! ¡He combatido a los que eran hostiles! Traigo las ofrendas del sur y del norte. He labrado para ti los campos. He llenado de aguas los canales para ti. He trabajado con la azada para ti. He construido cisternas para ti. He vigilado los terrenos parta ti. Los demonios muertos por mi te servirán, ¡oh Osiris!, de ofrendas sepulcrales. He abatido para ti bueyes y cabras. He procurado alimentos para ti. Traigo para ti… He abatido para ti… He matado para ti animales castrados. He cogido con redes pájaros para ti. Te traigo tus enemigos encadenados. Te traigo tus enemigos atados. Te traigo agua fresca de elefantina para refrescar tu corazón. Te traigo plantas de todas clases. He consolidado los corazones de los que en la tierra comulgan contigo. He preparado para ti panes consagrados hechos en la ciudad de Pee, con trigo rojo. H e preparado para ti bebida fermentada sacada del trigo blanco en la ciudad de Dep. He sembrado para ti en los campos de los bienaventurados, trigo y cebada. He hecho por ti la recolección en los campos. He glorificado tu nombre. Te he devuelto tus almas. Te he devuelto tu poder. Te he devuelto tu potencia terrorífica. Te he devuelto tu potencia de victoria. Te traigo tus dos ojos y las dos plumas para que adornen tu cabeza. Te traigo a Isis y a Neftis, que te restablecerán en tu poder. He llenado por ti, con liquido mágico, el ojo divino de Horus. Te traigo el ojo divino de Horus, con el objeto de que tu faz ilumine los mundos…





El libro de los muertos de los antiguos egipcios.

Primer libro escatologicado de la humanidad.Madrid,

Clásicos Blecua, 1964, pp. 253-254


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada